La France de Raymond Depardon

“Para mí hay tres tipos de Francia: la Francia del centro urbano con sus franquicias y estacionamientos, la Francia de los suburbios y la Francia de las ciudades pequeñas y de las aldeas. La Francia que quise fotografiar es aquella de la que vengo: la del Tour de Francia, de las garrafas y de los pueblos o ciudades promedio con pequeñas zonas industriales o urbanas, todas parecidas, que son fotografiadas muy poco”. Depardon

Su recorrido sería el de un fotógrafo combativo, como Gilles Caron, su amigo desaparecido en Camboya, si no estuviera habitado por la melancolía que lo ayuda a mantenerse a distancia de los mitos flamígeros del oficio, de “la excitación de las primicias y su carga espectacular de la fascinación por la aventura”.

Su obra no cesa de poner en balanza la preocupación del testimonio y la ambigüedad inherente a su trabajo, la carga de información y el voyerismo que las imágenes pueden suscitar al mismo tiempo, voyerismo que él esquiva hábilmente y que siempre repudia con firmeza. Uno de sus aportes más innovadores a la fotografía de reportaje se presenta gracias al encargo de Correspondance new-yorkaise suivi de Les absences du photographe, realizado en 1981 por Christian Caujolle, por entonces encargado de la fotografía del diario Libération. Depardon elige un tipo de texto intermedio entre la leyenda y el comentario y se sitúa —en calidad de sujeto observante y parte de la observación— en el corazón mismo del dispositivo fotográfico. Depardon encuentra un nuevo modo de decir “yo” y una forma de narración íntima engendrada por y para la imagen e introduce una forma de contextualizar que hará época.

Depardon, consciente de los límites y de los peligros inherentes a la fotografía, se interroga incesantemente y desde siempre sobre la ética.

En la fotografía, incluso más que en el cine, lo que cuenta es el rigor. Porque la fotografía no tiene fuera de campo, porque no tiene ni siquiera, como en una secuencia, un comienzo y un final. Entonces hay que aumentar la vigilancia y buscar sistemáticamente la legibilidad y el máximo de transparencia. 4

De ahí viene su costumbre de acompañar las imágenes con sus propios textos.

Reconstruir la carrera tanto de fotógrafo como de cineasta de Depardon lleva a considerar un número impresionante de fechas, actos y lugares y requiere que se analicen, en toda su amplitud y sus implicaciones, sus idas y venidas fecundas entre cine y fotografía, el primero alimentando constantemente a la segunda. También conviene interrogarse sobre lo que le pertenece como el apego carnal a su región de la que, paradójicamente, el gusto por el viaje es un efecto. Deleuze señalaba que, para el nómada, el lugar sedentario tiene una función de apoyo y de albergue que reactiva el movimiento. Depardon se encuentra, entonces, dividido entre lo estable y lo cambiante y lo centrado y lo descentrado que le lleva a expresar una visión del mundo nacida en y para el movimiento.

  • Lugar: Museo de Arte del Banco de la República / Calle 11 # 4-21, Bogotá.
  • Tipo de evento: Exposición
  • Conferencia Inaugural: Raymond Depardon
  • Fecha: Marzo 18 de 2015 4.30 pm – Entrada libre

Más Info…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s